lunes, 23 de febrero de 2015

FENG SHUI

FENG SHUI (Viento y Agua)En sus comienzos hace mas de 3000 años, su aplicación era místico y religioso: localizar los lugares apropiados para enterrar y orientar a los difuntos, con el fin de de favorecer a sus descendientes.
La base del Feng Shui es el Taoísmo, que se basado en el “Tao Te King” , escrito por el filosofo Lao Tsé. Es un libro de filosofía, para la meditación y auto transformación. Toma la naturaleza como referencia, como algo perfecto, Tao significa sendero, camino. El Tao es todo.
“El camino se hace andando, todo es dinámico, todo es relativo, todo es Yin y Yang.
El Feng Shui fue desarrollado y mantenido en secreto por las cortes de las dinastías imperiales Chinas, quienes designaban personas con conocimientos científicos y astronómicos avanzados  llamados "Maestros Feng Shui".  Tenían las tareas de situar los cultivos, construcción de palacios y estaban para generaban  poder y prosperidad imperial y hasta eran consejeros en épocas de guerra,  utilizando la astrología y conocimientos geográficos.
En los años 40 llega la revolución China, expulsan a estas cortes imperiales y con ellos también a estos maestros Feng Shui. En todos los lugares donde se practica el Budismo se encuentra también el Feng Shui. De esta forma se crean varias escuelas. Las más importantes son: La escuela de las Formas, de la Brújula y Estrellas Voladoras.
En los años 50 llega a América por medio del profesor Lin Yun.
Y llega a nuestros días de una forma más occidental. Y adaptado a estos tiempos.
 Una nueva forma de organización los espacios, que estimulen  nuestros 8 tesoros: Autoestima, abundancia, familia, conocimiento, benefactores, proyectos y relaciones.
Cuando nuestros 8 tesoros están en armonías, nuestra salud también lo estará.
Filosofía de vida milenaria que apunta al crecimiento personal a partir del estudio de nuestro entorno.
Es el arte y la práctica de vivir en armonía con el entorno. Entorno que refleja nuestro estado de consciencia.
La práctica del Feng Shui genera una transformación en lo Físico, Mental y Espiritual.
Cada espacio puede mostrarnos fluidez, estancamiento o agresividad del Chi, energía que circula por todos los rincones, asciende y desciende.
El Chi, energía cósmica, es visible (el agua) e invisible (el viento) todo es viento y agua.
Lo visible: los elementos que conforman nuestros espacios: viviendas, lugares de trabajo, espacios públicos, etc.
Lo invisible es lo sutil: pensamientos, sentimientos, actitudes, etc.
Todo momento hay un intercambio entre ambos.
Nuestros espacios se impregnan de ese Chi que es modificado por la información que le aportamos en  todo momento.
Shen Chi, espacios en armonía con las corrientes del Chi: buena energía, salud, paz y abundancia.
Sha Chi, espacios enfermos, producto de alteraciones del medio ambiente, por radiaciones electromagnéticas artificiales, naturales y por la energía humana: Energía agresiva, aceleración de la energía, flecha envenenada, enfermedad y estancamiento
Armonizando nuestro hábitat con Feng Shui logramos un cambio de ánimo y un cambio de actitud. Despertando sensibilidad y creatividad.
Nuevos pensamientos que generan una nueva forma de actuar en todas las situaciones personales, equilibrando y activando.

No hay comentarios:

Entrada destacada

FENG SHUI

FENG SHUI (Viento y Agua) En sus comienzos hace mas de 3000 años, su aplicación era místico y religioso: localizar los lugares apropiados...